Estrenamos el Boeing 777-300ER de Swiss



Durante  el mes pasado decidimos viajar hasta Zurich para volar en uno de los vuelos de familarización para poder probar de primera mano todas las novedades de su nuevo Boeing 777-300ER. En las próximas lineas podréis leer el reportaje sobre nuestro vuelo, además en el número de abril de Avion Revue podréis leer el reporaje completo con imágenes del vuelo.


Compra de los billetes
            Como es usual, la compra de billetes se realiza en agencias de viajes o a través de la web www.swiss.com preparada totalmente en español, una de las 9 opciones que tiene la compañía en su red de destinos. La ventaja de la web es que se pueden encontrar tarifas a Suiza y otros destinos alrededor del mundo como Tokyo, Singapore o Boston, además los precios mostrados ya incluyen las tasas.
            SWISS ofrece tres clases, denominadas Economy Class (turista), Business Class (negocios) y First Class (primera) en sus vuelos de largo radio y dos clases, Economy Class (turista) y Business Class (negocios) en sus rutas Europeas Hicimos una simulación una semana antes de nuestro vuelo en el Boeing 777-300ER y del vuelo de Ida a Zúrich la misma mañana. Buscando billetes con más antelación se pueden encontrar tarifas por 89€ i/v precio final en Tarifa Light.
Hay que destacar que SWISS opera estos vuelos regularmente con Airbus A320 y Airbus A321, el Boeing 777 opera a Barcelona para realizar entrenamientos a sus tripulaciones y más adelante está previsto que opere a destinos como San Francisco, Los Ángeles o Hong Kong, por lo que la operación del Boeing 777 en esta ruta no es regular ni habitual.

Nuestros horarios 

LX1951          06:30 Barcelona – 08:15 Zúrich
LX1956          17:10 Zúrich – Barcelona 18:55        
           


Vuelo Zúrich-Barcelona
            Facturación

            Al volar en clase Business, SWISS da la posibilidad de reservar el asiento unas semanas antes de  realizar el vuelo, pero no es hasta 24 horas antes que permite realizar la facturación online.
Nosotros nos decantamos por realizar la facturación en el mismo aeropuerto de Zúrich. SWISS cuenta con más de 40 mostradores de facturación en su propia zona de check in del aeropuerto de Zúrich, además de contar con máquinas de auto check-in repartidas por la zona de facturación.
            Dos horas antes del vuelo nos dirigimos a uno de los muchos mostradores de Business que SWISS pone a disposición de sus pasajeros. Durante el mediodía la terminal presenta un estado tranquilo, así que no tuvimos que hacer cola en el mostrador y en apenas 5 minutos ya teníamos las tarjetas de embarque en nuestro poder, escogimos el asiento 10K ya que dispone aún de más espacio e intimidad dentro del avión.
            Una vez teníamos nuestras tarjetas de embarque nos dirigimos al filtro de seguridad por el acceso para pasajeros Business y First class y en menos de 10 minutos ya estábamos en la zona aire.


            Sala Business
           
            Recientemente SWISS ha introducido tres nuevas salas VIP dentro de la Terminal E del aeropuerto de Zúrich, esta terminal es la destinada a vuelos Intercontinentales. Una vez pasamos el filtro de seguridad seguimos las indicaciones para llegar a una de las salas de SWISS.
            Una vez llegamos al mostrador, mostramos nuestras tarjetas de embarque y se nos facilitó además un ticket con una contraseña para tener acceso Wi-Fi de manera gratuita y con acceso para las próximas 24 horas
            SWISS se ha fijado hasta el más mínimo detalle dentro su nueva sala Business, esta cuenta con dos Bufetes de comida y bebida, cafetera, sillones e incluso dispone de una zona de duchas, es una sala muy apta para los pasajeros que quieran trabajar y descansar.
           
           
Embarque
           
            El embarque se realizó por la puerta B39, ubicada en la Terminal B. Unos 40 minutos antes de la salida del vuelo, se realizó la llamada a los pasajeros que volaban en Business y First Class y unos 30 minutos antes de la salida del vuelo se realizó la llamada a los pasajeros de clase Economy. El acceso al avión fue rápido y cómodo, al llegar al avión 2 miembros de la tripulación nos acompañaron hasta nuestros asientos.
           

  
Vuelo de ida

Nuestro avión era el nuevo buque estrella de SWISS, su nuevo Boeing 777-300ER registrado como HB-JNA y entregado hace menos de un mes. Una vez nos sentamos en nuestro asiento, la tripulación nos ofreció una botella de agua y toallitas para las manos. Nuestro rodaje fue de apenas 10 minutos hasta la pista 28 y nuestro despegue fue puntual a las 17:20, los poderosos General Electric GE90 que monta el 777 hizo que en apenas 10 minutos ya nos situáramos a nivel de vuelo 350. La duración de nuestro vuelo se estimaba en 1 hora y 17 minutos y nuestra ruta sobrevolaba las ciudades de  Ginebra, Grenoble y Marsella antes de adentrarnos en el Mar Mediterráneo.
Aterrizamos en el aeropuerto de Barcelona a las 18:44, 11 minutos antes de nuestra hora prevista de llegada y aparcamos en la posición 270, ubicada cerca de las puertas B y de la zona de recogida de equipajes.

                         

SWISS dedica su nuevo Boeing 777-300ER a sus trabajadores
En reconocimiento a sus más de 8000 trabajadores, SWISS ha decidido pintar su nuevo Boeing 777 con más de 2500 caras de sus trabajadores para agradecerles su entrega y compromiso en la aerolínea.
El proyecto lleva el nombre de “Faces of Swiss” y en su propia web se puede ver con más detalle las más de 2500 caras de sus empleados


Atención y entretenimiento a bordo          
Al ser un avión destinado a vuelos de largo alcance, su entretenimiento y atención a bordo se merece un gran apartado en este reportaje.
En la Business Class del Boeing 777-300ER, SWISS ha decidido dar un cambio de imagen y ha implantado diversas novedades. Como es habitual, se puede extender el asiento convirtiéndolo en una cama de dos metros de longitud y regular el grado de dureza de la zona de asiento, además como novedad, el asiento da la posibilidad de dar un masaje. Los dispositivos adicionales para aumentar la privacidad y el espacio para guardar objetos personales y una nueva mesa de fácil manejo hacen resulte aún más agradable. La pantalla táctil de 16 pulgadas y el control remoto proporciona el mejor entretenimiento, dentro se pueden encontrar muchas opciones de entretenimiento: Más de 140 películas, estrenos y clásicos como la colección completa de James Bond, además de más de programas de televisión y más de 400 CD’s para todos los gustos.
SWISS también ha pensado en los pasajeros más pequeños, por eso ha introducido su canal SWISS Kids, en el que podrán encontrar desde películas infantiles hasta dibujos animados y música.
Pero esto no es todo, dentro de su entretenimiento a bordo existen más de 10 juegos desde el Tetris hasta Poker, para jugar desde el mismo asiento, se puede hacer uso del control remoto que se encuentra en cada uno de los asientos.
Además existe un menú donde se puede seguir al segundo toda la información referente al vuelo como por ejemplo la hora local en su destino o la posición en la que se encuentran volando además del tiempo actual en la ciudad de destino.
El servicio a bordo de SWISS es muy atento, a los 15 minutos de despegar nos ofrecieron una exquisita comida compuesta por una tabla de quesos, un plato principal y un postre, todo esto acompañado por de pan y bebida a escoger, y para acabar, unos minutos antes de aterrizar nos obsequiaron con el famoso chocolate Suizo que SWISS ofrece en todos sus vuelos.

  


Las nuevas cabinas de SWISS

SWISS ha decidido configurar su primer 777 con un total de 340 asientos, 8 en First Class, 62 en Business Class y 270 en Economy Class. Han sido los primeros en implantar en un Boeing 777 el sistema Panasonic eX connect IFE system que permite realizar llamadas y tener acceso 3G durante el vuelo.

First Class
El producto SWISS First Class en sus nuevos 777-300ER es una suite al estilo del Oriente Medio y Asia y no es algo que normalmente asociamos con una compañía aérea europea.
La cabina se presenta en una formación 1-2-1 similar a lo que se ve en el 777-300 de American Airlines... pero ahí es donde terminan las similitudes.
Las suites SWISS First Class vienen con pantallas de 32 "(las más grandes en la industria), persianas regulables eléctricamente y su propio armario.

Business Class
La nueva cabina Business Class de SWISS 777-300ER cuenta con 62 asientos, pero, la primera cosa que noté desde el mapa de asientos es que SWISS ha optado por un 1-2-1 y un 2-2-2 el diseño de sus asientos. Lo que hace que algunos asientos en la cabina de clase ejecutiva sean mucho más deseables que otros, especialmente si viaja solo.
            Los asientos se convierten en una cama de 2 metros de largo y una pantalla táctil de 16 pulgadas.

            Economy Class
            La cabina está diseñada para un total de 270 pasajeros en una configuración 3-4-3. Los nuevos asientos de SWISS dan la posibilidad de reclinarse más que en sus asientos en los A330/A340 y además cuentan con un sistema de entretenimiento a bordo muy completo con películas, series y juegos, además de un puerto USB en cada asiento.





Los aeropuertos

Zúrich
            SWISS utiliza las 3 terminales del Aeropuerto de Zúrich, dependiendo del destino del vuelo se utiliza: Terminal A, para vuelos domesticos y Schengen, Terminal B, para vuelos Schengen y No-Schengen o Terminal E para vuelos intercontinentales. La situación de sus mostradores de facturación, las salas VIP y las puertas de embarque son ideales, con todos estos elementos muy próximos entre sí, evitando largas caminatas. Además el control de pasaportes y los filtros de seguridad son siempre muy fluidos, por lo que los tiempos desde que se realiza el check-in hasta que se llega a la puerta de embarque no son excesivamente largos.
            El rodaje de la puerta hasta la pista no suele sobrepasar los 15 minutos, incluso en hora punta, ya que Zúrich cuenta con 3 pistas de despegue y aterrizaje. El Aeropuerto de Zúrich recibió el pasado año el galardón a mejor aeropuerto Europeo por doceava vez consecutiva.
           
Barcelona
            SWISS opera en la Terminal T1 del aeropuerto de Barcelona y utiliza normalmente los mostradores 501-507, con lo que  el tiempo de espera suele ser corto.
Una vez se realiza la facturación, en apenas 5 minutos se llega al filtro de seguridad que, incluso en hora punta, no suele superar los 7-8 minutos de cola.
            SWISS utiliza la sala Pau Casals, galardonada como la mejor sala VIP del mundo en el año 2013 según el programa Priority Pass.
           


Conclusiones
Podemos resumir que la experiencia ha sido muy positiva y que ha supero con creces nuestras expectativas. Desde el primer momento en el que llegamos al mostrador de facturación y hasta que desembarcamos en Barcelona el trato ha sido fantástico y muy atento.
Una de los aspectos que más nos ha sorprendido han sido las nuevas cabinas Business y First, que son realmente cómodas y que gracias a su nuevo sistema de entretenimiento a bordo hacen que tanto los vuelos de corta y larga distancia se hagan más cómodos y rápidos.



Share on Google Plus