Las compañias aéreas demandan a AENA por los retrasos imputables a control aéreo

La epidemia de retrasos que sufre desde hace ya año y medio la red aeroportuaria, y en especial su principal aeródromo, el de Barajas, no ha remitido en la temporada alta. Según Eurocontrol, entre mayo y agosto se ha mantenido un promedio cada jornada de 1.500 a 2.000 minutos de demoras en el aeropuerto de Madrid, con puntualidad media del 70%.
El enfado de los 65 millones de pasajeros que desde mayo de 2010 hasta hoy han arruinado su tiempo, sus agendas, sus vacaciones y su paciencia en algún aeródromo español ha impulsado a las principales compañías españolas a adoptar severas medidas contra Aena. El objetivo es resarcirse de las multimillonarias pérdidas que la situación les ocasiona y, a la vez, reclamar la definitiva solución a un problema que socava su imagen y sus resultados.La secuencia de este proceso de reclamación es compleja y tendrá hitos importantes en las próximas semanas. En la primera quincena del pasado mes de mayo ocho aerolíneas: Iberia, Air Europa, Air Nostrum, Vueling, Binter, Naisa, Orbest y Spanair, presentaron reclamaciones ante Aena por las pérdidas ocasionadas por las demoras imputables al control de navegación y otras regulaciones similares en el periodo entre mayo y noviembre de 2010.Cada compañía formuló su interpelación de manera individual, pero todas se ajustaron a un modelo de estimación de costes por las demoras elaborado por los servicios jurídicos de Aceta, la patronal que agrupa a todas las aerolíneas con excepción de Spanair.Las compañías de Aceta estimaron en principio que la reclamación ascendería a 140 millones, pero al formalizarla la suma quedó reducida a 62 millones "que fueron los que se pudieron documentar con absoluto rigor", según la patronal. Por su parte, Spanair confirmó la presentación de la reclamación pero no la cuantificó.Una vez abierto el procedimiento, a Aena se le concede un plazo de seis meses para dar una respuesta, lo que nos lleva a final de octubre. Fuentes de las compañías que han reclamado dijeron que el pasado mes de julio tuvieron un encuentro formal con directivos de Aena para interesarse por la postura que pensaba adoptar ante los requerimientos. Según las mismas fuentes de las aerolíneas, la intención de la empresa que preside Juan Lema es "acogerse al silencio administrativo". Fuentes de Aena dijeron ayer que la mayoría de los retrasos de su red no son imputables a la empresa pública.A la vista de esta situación fuentes de tres de las aerolíneas afectadas han confirmado que ultiman la elaboración de una demanda judicial por la vía contencioso administrativa para obtener satisfacción a sus reclamaciones. Fuentes de otras compañías señalaron que Aena todavía tiene plazo para contestar, pero advirtieron que "la reclamación está perfectamente documentada y no estamos dispuestos que quede en un gesto de cara a la galería"
Share on Google Plus